Vale más hacer la cosa más insignificante del mundo, que estar media hora sin hacer nada.